Terapia Sexual

 

La Terapia Sexual consiste en abordar terapéuticamente cualquier problemática asociada a la sexualidad de la persona. La sexóloga evaluará y tratará los posibles problemas sexuales y sus mantenedores (ansiedad, miedos, exigencias, tabúes, falta de educación sexual).

¿Cuándo y por qué consultar?

 

  • Toda persona puede beneficiarse de la terapia sexual si considera que le falta información sobre cualquier ámbito de su sexualidad y miedos asociados a ella (relaciones sexo-afectivas, auto-estimulación, dependencia, falta de autoestima, tabúes socio-culturales o familiares, presión social, inseguridad).

 

  • Especialmente indicada en:
    • Problemas en el inicio y mantenimiento de la relación sexual (falta de deseo o deseo hipoactivo, aversión al sexo, deseo hiperactivo, disfunción eréctil, vaginismo)
    • Problemas en el orgasmo (eyaculación rápida, eyaculación retardada, anorgasmia)
    • Problemas de dolor en la relación sexual (dolor genital, dolor durante la penetración o dispaurenia)

 

 

En la primera sesión, se realizará una entrevista sexológica a la persona consultante y se concretarán los objetivos de la terapia. Las siguientes sesiones estarán enfocadas en la consecución de dichos objetivos. Para ello, se hará uso de técnicas de intervención psicológicas y sexológicas adaptadas a cada caso, y se propondrán tareas terapéuticas que la persona irá realizando en casa.

 

 

Según la naturaleza del caso, las sesiones se llevarán a cabo una vez cada semana o cada 15 días, en el horario convenido, y tendrán una duración de 1 hora. En caso de tratarse de un problema orgánico, se derivará a la persona a un centro de salud y se realizará la terapia paralelamente a su tratamiento médico o quirúrgico.


Llamar

E-mail

Cómo llegar