SERVICIOS DE PSICOMOTRICIDAD EN CENTROS EDUCATIVOS

 

¿Que tipo de práctica psicomotriz proponemos?

 

La Práctica psicomotriz propuesta sigue la línea de B. Aucouturier, una práctica psicomotriz relacional.

 

Su principal objetivo es el de acompañar al niño/a en su desarrollo global (motriz, cognitivo, afectivo y social) y ofrecer un espacio que lo favorezca. Esta práctica utiliza el juego espontaneo que el niño/a realiza como motor en las sesiones, con lo que le permite expresar su propia forma de ser y estar en el mundo como aprender tanto de sí mismo y de su cuerpo como de la relación con los otros y con el mundo que le rodea para adaptarse a este.

 

¿Qué modalidades ofrecemos?

 

1.- Práctica psicomotriz educativa. La realizamos como talleres mensuales en el centro SAT y ofrecemos el servicio en las instalaciones del colegio.

 

Objetivos generales: Acompañar a los niños/as en su proceso de maduración global.  

¿A quién va dirigido? A niños/as de P3 a 2º. Propuesta grupal.

 

2.- Sesiones de psicomotricidad en familia. Talleres a demanda en las instalaciones del centro educativo.

 

  • Objetivos generales: los objetivos son los mismos que en la práctica educativa pero fomentando la relación con su padres/madres o adultos referentes y que a su vez estos puedan disfrutar de un tiempo que favorezca la evolución del niño/a.
  • ¿A quién va dirigido? A familias con niños/as de P3 a P5.

Para los niños/as de P3 es una propuesta muy interesante, ya que facilita la acogida e implicación de la familia en el centro educativo.

 

3.- Psicomotricidad de ayuda terapéutica.

 

Se realiza en las instalaciones de SAT pero existe la posibilidad de establecer un pequeño grupo de ayuda en las instalaciones  del colegio.

 

Objetivo general: El objetivo general es el mismo que en la práctica educativa pero partiendo de unas dificultades iniciales por conseguir la maduración del niño/a en su desarrollo, ya sea esta dificultad global o con mayor afectación en un área específica.

 

¿A quién va dirigido? Principalmente son candidatos aquellos niños/as que tienen dificultades en el acceso a la simbolización, situación que se va observando por una dinámica de sufrimiento en la separación, por una inhibición o exceso motriz, dificultades en la relación con los otros (adultos e iguales).

  • El abordaje es individual o en un pequeño grupo de ayuda (3-5 niños/as).

 

¿Que se hace en una sesión de psicomotricidad?

 

Una sesión de psicomotricidad esta dividida en diferentes tiempos expuestos a continuación. En la práctica educativa se pretende que todos los niños/as experimenten estos tiempos a su ritmo y siguiendo la evolución de cada uno. Se piensa en los ritmos individuales pero también en la evolución del grupo.

 

Ritual de entrada: se pretende facilitar a los niños/as que puedan centrarse en iniciar esta actividad y que se sientan acogidos en su individualidad dentro del grupo. Se facilita la expresión verbal y la capacidad de espera y contención antes de jugar. También se facilita iniciar el pensamiento de las acciones y juegos que les gustaría realizada.

 

Tiempo de expresividad motriz:

  • Es un tiempo para el juego espontaneo donde surgen diferentes tipos de juegos:
  • Juegos de reaseguración: comprometen el tono muscular, la tensión-distensión- juegos que comprometen la motricidad global y un gran movimiento emocional. (arrastres, volteos, desequilibrios, saltos...
  •  Juegos presimbólicos:
  • Juegos de deboración, persecución, aparecer- desaparecer.

Son juegos que facilitan que los niños y niñas puedan vivir diferentes actitudes frente al juego y los iguales, puedan jugar emociones como el miedo o vivir fantasías de omnipotencia, deboración, puedan jugar también la separación…siempre teniendo que adaptarse tanto a su mundo interno y sus necesidades como al mundo exterior y sus otros compañeros.

  • Juego simbólico: hablamos de la capacidad de  “hacer como si”, siendo capaces de poner a disposición de un personaje su mundo interno.
  • Juego reglado: un juego normativo que comporta una sensoriomotricidad controlada, una capacidad de relacionarse con los iguales y de seguir unas normas preestablecidas.

Todos estos juegos se dan superpuestos y según el momento evolutivo del niño/a lo jugará de un modo u otro. El papel del psicomotricista en este espacio es de reconocimiento, facilitador de que pueda haber una comunicación e interacción entre iguales y que las dinámicas que se establezcan avancen siempre en el camino de la capacidad de “hacer como si”, siendo cada vez más capaces de contener su impulsividad y satisfacer sus deseos de un modo más adaptado a su entorno.

 

Tiempo del cuento: Es un paso que se realiza para facilitar la pausa del cuerpo y poder iniciar el paso a las representaciones mentales. Contener las emociones vividas desde el cuerpo.

 

Tiempo de expresividad gráfica o plástica:

 

Es un momento para que el niño/a pueda encontrar otros materiales para expresarse, también de experimentación con el dibujo, pintura, construcción y modelaje.

La representación que surja es libre ya que busca que siga pudiendo expresar y construir su propia identidad. Pueden surgir también representaciones colectivas.

Estos dos últimos tiempos favorecen la capacidad de ir descentrándose del cuerpo y reposar las emociones.

 

Ritual de salida: es un momento para centrarse en la despedida y cierre de la actividad. La expresión verbal vuelve a ser predilecta en este momento y vuelve a ser un momento de poder subrayar la individualidad dentro del grupo. El placer de mostrarse a los otros.

 

Lugar de realización: Esta práctica la realizamos en el centro a modo de talleres mensuales y también disponemos de la opción de realizarla en el centro educativo inicialmente en horario extraescolar.

 

Psicomotricidad en familia:

 

Esta opción tiene los mismos objetivos que la práctica educativa y los mismos tiempos pero poniendo en el centro la relación padres/madres-hij@s. Favorece la vinculación y el ajuste del ritmo y actividades del niño/a, facilitando la comprensión de aquello que el niño/a expresa con su hacer.

Esta modalidad es usada en otras poblaciones de Barcelona para facilitar tanto la acogida de los niños/as recién llegados a los centros escolares como la vinculación de toda la familia al centro educativo.

 

Psicomotricidad de ayuda terapéutica:

 

Esta modalidad de práctica psicomotriz se realiza con el mismo objetivo final que la práctica educativa pero acompañando a los niños/as que tienen dificultades para acceder a las capacidades simbólicas y reforzando o acompañando a la construcción de las bases de su identidad partiendo del cuerpo.

La tecnicidad es similar pero se utiliza el trabajo individual o en pequeño grupo y los tiempos de la sesión están ajustados a las necesidades de cada niño/a. La relación del psicomotricista y el niño/a se establece de un modo más comprometido y presente para poder llevar a cabo la ayuda terapéutica.

Se realiza principalmente en las instalaciones de SAT pero se puede plantear un grupo de ayuda en un horario extraescolar en los centros educativos.

Es una ayuda que se puede realizar en combinación con un trabajo de otro especialista (psicólogo, logopeda…).

 

¿Qué acciones pueden manifestar una alteración de la expresividad motriz?

 

-Niños/as que repiten constantemente la misma acción y no disfrutan con ello.

-Niños/as que tienen la necesidad de encerrarse en espacios estrechos constantemente o que por el contrario se lanzan al vacío poniéndose en riesgo.

-El exceso motriz que genera que se pongan en riesgo y les dificulta el acceso a otros modos de expresión y relación que no impliquen la agitación motriz.

-Inhibición motriz que impida disfrutar de juegos compartidos y conocer sus propias capacidades.

-Niños/as con alguna patología que suponga un retraso significativo del desarrollo y necesitar un acompañamiento para favorecer su maduración global.

 

 

 


Llamar

E-mail

Cómo llegar